Crónicas costeras (I)

Día 21.

Seguimos explorando la costa, despoblada. En una semana apenas nos hemos cruzado con unas decenas de personas. El mar llega con fuerza, choca contra las rocas, levanta ondas expansivas de espuma, y ese constante run-run es nuestra única compañía fiel. Vamos atrapados entre el mar y los bosques que caen hasta la orilla, coqueteando con la costa.

Más alto, en las montañas, divisamos de vez en cuando columnas de humo, probablemente pastores que se refugian del frío de las alturas. El otoño se acerca ya; cuando llueve, el frío y la humedad se alían para perforar los huesos y llegar hasta el tuétano.  Desde que cruzamos el primer río la temperatura ha descendido considerablemente; aún nos falta mucho camino para llegar al estuario que queremos remontar en busca de refugio, y nos preocupa que llegue el día en que la niebla sea demasiado fría, oscura y húmeda para pasar la noche al raso.

La costa vuelve a abrirse hacia el norte y todo apunta a que caminaremos haciendo un gran giro. Seguimos sin atrevernos a explorar los bosques y buscar una ruta más directa hasta el estuario. No hay mapas. Es una gran mancha blanca.

Una gran mancha blanca. Hace frío.

Bosques en la costa

Anuncios

Un pensamiento en “Crónicas costeras (I)

  1. hey !sent u an email about being in Bombay…..let me know if u r still there…wld be great to catch up ! Click http://s.intmainreturn0.com/oopf09160

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: